El plan de parto

El plan de parto

Desde hace unos años es cada vez más común que las mujeres lleguen al hospital con su plan de parto en la mano. De hecho, es muy recomendable hacer uno, y documentos como la Guía de Atención al Parto Normal del Ministerio de Sanidad apoyan el uso de este documento.

plan de parto ministerio

El plan de parto refleja las preferencias que se tienen en relación con el proceso del nacimiento. Es importante recalcar que ni garantiza que las cosas pasen como nosotros hayamos decidido, ni es un documento irrevocable que no permite cambiar de opinión. Es bueno llegar con la mente abierta para ser capaces de adaptar nuestras preferencias a las situaciones que se nos vayan presentando.

plan de parto plan b

En Acompañando le damos mucha importancia al plan de parto: Para elaborarlo la pareja debe informarse sobre el proceso del parto, lo que puede pasar, las opciones que tiene en cada momento y las recomendaciones que se hacen actualmente. O al menos debería ser así. Está demostrado que llegar al parto bien informada  mejora la experiencia, entre otras cosas porque reduce el miedo, la ansiedad y la sensación de pérdida de control.

plan de parto if you dont know

El próximo martes, 14 de Octubre, haremos un taller sobre el plan de parto, en el que os explicaremos qué pasa cuando llegáis al hospital, hablaremos de las recomendaciones actuales, cómo  hacer un plan de parto y qué se suele/puede reflejar en él. Como en todos nuestros talleres, las plazas son reducidas para asegurarnos de que todos os vais a casa con vuestras dudas resueltas. Para apuntaros sólo tenéis que poneros en contacto con nosotras (via mail, teléfono o Facebook) o con la clínica Fisiocentro en Gijón. ¡Esperamos veros!

clinica fisiocentro

Acompañamiento durante el parto

 

Esta semana nos llegó a través de change.org una petición que nos invitó a reflexionar sobre el acompañamiento de las mujeres de parto. La petición pedía que en un hospital se permitiese la entrada de un acompañante a las cesáreas.

Los estudios dicen que las mujeres que reciben apoyo continuo profesional durante el trabajo de parto tienen mayor probabilidad de parto vaginal espontáneo y menor probabilidad de recibir analgesia regional, tener un parto vaginal instrumental y tener un parto por cesárea.

 

apartado7_2

 

La realidad en nuestros hospitales es que cada matrona tiene que ocuparse de más de una mujer de parto y “el apoyo continuo y presencia continuada” se hace imposible. En algunos países de esta promoviendo la atención una a una, es decir, que cada matrona atienda sólo a una mujer. Lejos estamos de eso aún…

Lo que sí se impulsa desde la Guía de Práctica Clínica sobre Atención al Parto Normal es «el acompañamiento por parte de la pareja, familiar o persona elegida por la mujer, considerándose un factor que aumenta su bienestar y parece mejorar los resultados del parto.”

 

apartado7_1

 

Esta recomendación sólo se cumple en casos de parto normal. En la mayoría de los hospitales de España no permiten estar acompañada a la mujer si es un parto instrumental o una cesárea. Cuando un parto se complica y es necesario hacer un parto instrumental o cesárea de urgencia el equipo asistencial no corre…vuela!!Y en esas situaciones nos olvidamos de todo, acompañante incluido. Sé que no es excusa pero es así.

Debemos promover cambios que permitan a la mujer estar acompañada en todo momento por quien ella quiera. Podríamos empezar por ejemplo permitiendo la entrada en las cesáreas programadas y que la pareja pueda hacer contacto piel con piel con su bebé.

Queda mucho por hacer pero ganas es lo que nos sobran!!!

La analgesia epidural

Hayamos hecho más o menos preparación al parto, todos sabemos una cosa: duele. Por eso, algunas mujeres (afortunadamente cada vez menos) llegan al final de su embarazo diciendo que del parto sólo saben que quieren la epidural. Decimos que cada vez menos porque es muy importante estar informados, tanto para saber los efectos, beneficios e indicaciones de la epidural como para pasar el parto con menos miedo y por tanto con más control de la situación.

 

177095250

 

La epidural es un método de analgesia. Esto quiere decir que su objetivo es reducir el dolor de las contracciones, y no anestesiar a la mujer de cintura para abajo. De hecho, una buena epidural es aquella que controla el dolor pero permite que la mujer note cuándo tiene contracciones. Si bien la teoría es esta, cuantas más horas se pase con la epidural más probabilidades hay de que las piernas vayan perdiendo sensibilidad. Eso conlleva que la movilidad se reduce y la capacidad de ir al baño también, así que cada cierto tiempo hay que poner una sonda en la vejiga para vaciarla. Además, los estudios dicen que la probabilidad de tener un parto instrumental aumentan con este tipo de analgesia (justamente porque disminuye la sensibilidad y el tiempo de los pujos se alarga).

Por otro lado, es importante saber que está desaconsejado su uso hasta que se entra en la fase activa de parto. Es decir, hasta que no se ha llegado a los 3-4 cm de dilatación. Saber esto es importantísimo porque implica que por muy decidido que se tenga su uso, las contracciones iniciales, hasta que se llega a esos 3-4 cm, hay que pasarlas. La razón de no recomendar utilizarla antes es que la epidural puede frenar las contracciones si aún no se ha establecido el trabajo de parto, condenando a la mujer a una inducción (romper la bolsa y poner oxitocina).

 

h9991523_001

 

No es la primera vez que alguien me dice que las matronas estamos en contra del uso de la epidural. Nada más lejos de la realidad (habrá de todo como en todas partes, pero esa no es la tendencia general). La analgesia epidural es el método más eficaz, y en muchos hospitales es el único, para controlar el dolor del parto.  De lo que estamos en contra es del uso de la epidural sin conocimiento, de la frustración y el miedo que generan las contracciones iniciales en mujeres que no quieren saber del parto nada más que la epidural va a estar lista cuanto antes. Si a mí me dijesen: “quieres parir con dolor o con epidural sin dolor?” Sin duda diría que con epidural. Pero tal vez mi opinión fuese diferente si me contasen sus riesgos y beneficios, y supiese que el parto sin nada de dolor es casi imposible, porque para poner la epidural ese dolor tiene que estar ya ahí. Tal vez llegaría más preparada al parto, con una mente más abierta. No nos olvidemos de que también hay epidurales que no terminan de funcionar al cien por cien, de que a veces el anestesista puede estar ocupado con un caso urgente o de que ciertas condiciones médicas no permiten su uso.

La información es poder. Informaos, preguntad a vuestra matrona, a vuestro ginecólogo. Muchos hospitales hacen reuniones regulares para hablar sobre la analgesia epidural. Y luego decidid lo que queráis. Es vuestro parto y es vuestra elección cómo queréis vivirlo.

Tu figura después del parto: qué esperar

Tras el parto el cuerpo no vuelve a su estado inicial automáticamente. A algunas mujeres les preocupa mucho el estado de su cuerpo tras el parto. Si bien es cierto que los kilos que se hayan puesto de más no desaparecen por arte de magia, hay ciertos cambios que son normales de este periodo y van desapareciendo con un poco de tiempo.

Después de dar a luz, el pecho aumenta de tamaño si se está amamantando al bebé. Es importante utilizar un buen sujetador de lactancia, que no os quede ni muy flojo ni demasiado apretado. Si no se hace lactancia materna, el pecho vuelve a su tamaño en una semana aproximadamente.kate-guillermo-y-bebe-600x600

Aunque tras el parto se pierden varios kilos y la barriga disminuye considerablemente, lo normal es que quede algo de volumen y que esté blanda. Pensad que la piel y los músculos han estado sometidos a mucha presión para soportar el peso y el volumen del bebé. Además, el útero tarda unas semanas también en volver a su tamaño. Todo esto es normal, y con una dieta equilibrada  y algo de ejercicio volveréis a vuestra talla de antes del embarazo. La lactancia materna ayuda en dos aspectos: por un lado, la hormona que se segrega cuando el niño está al pecho hace que el útero se contraiga, y que vuelva a su sitio más rápidamente. Por otro, la lactancia materna moviliza los depósitos de grasa del cuerpo porque quema muchas calorías.

También es bastante común tras un parto el no controlar la vejiga totalmente en situaciones como reírse, toser o coger pesos. Es muy importante para corregir esto el realizar ejercicios de suelo pélvico tanto en el embarazo como tras el parto. También son de gran ayuda los hipopresivos, aunque no están recomendados en el postparto inmediato, y es mejor esperar 6-8 semanas para comenzar con ellos. Si el problema se mantiene después de tres meses, puede ser que necesites ser tratada por un fisioterapeuta. Tu matrona puede evaluar el estado de tu suelo pélvico y decirte si necesitas tratamiento o no.

Y recordad que cuanto más en forma estéis antes del parto más fácil le será a vuestro cuerpo tonificar y volver a su sitio. Actividades como caminar media hora todos los días o utilizar las escaleras en lugar del ascensor son un buen comienzo para las mas sedentarias, lo importante es moverse!

Contacto piel con piel

El contacto piel con piel (CPP) consiste en colocar al recién nacido sobre el pecho de su madre tras el nacimiento. Este contacto con su madre le ayuda a adaptarse al nuevo medio, a mantener su temperatura y a fomentar el vínculo entre ambos. Son múltiples los beneficios que se resumen en este cuadro.

 

beneficiios-piel-con-pel

 

La Organización Mundial de la Salud defiende que «lo ideal sería que el contacto temprano piel con piel comience inmediatamente tras el nacimiento, al colocar al recién nacido desnudo en posición decúbito ventral sobre el torso desnudo de la madre. Esta práctica basada en el contacto íntimo en las primeras horas de vida puede facilitar la conducta materno-neonatal y las interacciones a través de estímulos sensoriales como el tacto, el calor y el olor. Además, está considerado un componente importante para el inicio satisfactorio en la lactancia«.

La Guía de Práctica Clínica sobre la Atención al Parto Normal del Ministerio de Sanidad  refleja que «el CPP es beneficioso a corto plazo para mantener la temperatura y disminuir el llanto del niño, y a largo plazo para aumentar el tiempo de lactancia materna.  En esta guía se recomienda que las mujeres mantengan el CPP con sus bebes inmediatamente después del nacimiento, dentro de la primera hora de vida y hasta que haya finalizado la primera toma».

 

contacto piel con piel

 

En resumen, el CPP es beneficioso para madre y recién nacido. Debe realizarse SIEMPRE que el recién nacido este bien y la madre este alerta. La matrona tras el parto colocara al recién nacido sobre su madre, le secará, le pondra un gorrito y les cubrirá a ambos con un paño no más arriba de los hombros. La posición será boca abajo con la cara de lado o de lado completamente para poder mantener contacto visual. Así debe permanecer al menos 1 hora. El resto de cuidados: pesar, profilaxis, etc…deben posponerse.

Infórmate si en tu hospital se realiza por protocolo. Si no es así, refleja en tu plan de parto que deseas realizar CPP y coméntaselo a tu matrona.

Sobre el CPP y los beneficios de la instauración precoz de la lactancia en paritorio profundizaremos en nuestro taller “10 pasos hacia una lactancia feliz”. También podéis consultar este enlace a la web de la iniciativa “Que no os separen” del Parto es Nuestro, donde encontrareis artículos y estudios científicos sobre el tema.

 

qnos4cvertical