¿Cómo sé que mi bebé está tomando suficiente al pecho?

Esta es una pregunta que prácticamente todas las madres se hacen cuando empiezan a dar el pecho. Y de hecho es uno de los motivos más frecuentes para introducir biberones e incluso abandonar la lactancia materna. Si bien es cierto que es difícil saber cuánto está tomando nuestro bebé (a diferencia de lo que sucede con el biberón), hay varias cosas que son indicadores de que la lactancia va bien y el niño está bien alimentado.

En primer lugar, un niño que está mamando lo suficiente orinará varias veces al día. El número de deposiciones puede variar mucho de un bebé a otro, pero en general los niños alimentados al pecho harán unas cacas más liquidas y de color amarillento (una vez que pasan el meconio en los primeros días).

 

pañales

 

Otros signos positivos son que el niño presente un buen color y mantenga  una temperatura corporal normal (al tacto, valorar en pecho o espalda, pues pies y manos siempre están más fríos). También debemos observar que el niño no está demasiado irritable o demasiado letárgico. Lo normal es que cuando está despierto esté reactivo, con buen tono, y que tenga periodos de sueño tranquilo.

Realmente, cuando un niño no está recibiendo suficiente leche,  mostrará signos de deshidratación, porque no está recibiendo suficientes líquidos: no hará pis o hará muy poco, estará muy adormilado y os será difícil despertarlo, y puede presentar un tono amarillento (este signo en sí sólo no es preocupante, ya os hablaremos de la ictericia fisiológica del recién nacido)

La causa de que un niño no se alimente correctamente al pecho suele ser un mal posicionamiento/agarre o una incorrecta estimulación del pecho, que hace que la producción de leche o el vaciamiento del pecho sean inadecuados. Debemos acabar con mitos muy arraigados que hacen que la mujer se sienta poco válida para amamantar a sus hijos, como que hay mujeres que” no pueden producir suficiente leche” o que “su leche es muy aguada”. La clave en la mayoría de los casos es el apoyo y la preparación. Por supuesto que algunos bebés nos lo ponen más fácil que otros, por supuesto que hay situaciones especiales y por supuesto que hay mujeres que a pesar de recibir un buen apoyo y de tener conocimientos no consiguen tener una lactancia exitosa. Pero son realmente el menor porcentaje de casos.

 

294b96872ac777e9a9c23ff9aeb8fd5e

Por último, hacer una aclaración que nos parece muy importante: un bebé que nace con un peso normal, sin ningún problema médico, tiene suficientes reservas para aguantar con lactancia materna exclusiva hasta que comienza la producción de leche a las 48-72 horas tras el parto. A esas edades tan tempranas los niños no se deshidratan, podéis estar tranquilas. Además, el calostro, que es la primera leche, es muy rico en proteínas, grasas y azúcares. Hecho a medida para vuestro bebé. ¿Qué mejor alimento le podríais dar?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *