La importancia de la recuperación postparto

El postparto es el gran desconocido cuando afrontamos la maternidad. Nos preparamos para el embarazo y para el parto, y parece que ahí se acaba todo, esa es la meta. En cambio, los profesionales de la maternidad sabemos que los reajustes, tanto físicos como emocionales, que suceden después del nacimiento del bebé son casi siempre lo más difícil de afrontar (si ya eres madre lo sabrás). Hoy no queremos hablarte de los reajustes emocionales, lo dejamos para otro post. Vamos a centrarnos en la parte física de la recuperación postparto.

¿Qué es la recuperación postparto?

Cuando hablamos aquí de recuperación postparto, nos referimos a la reeducación y acondicionamiento de las partes del cuerpo que más sufren durante el embarazo y el parto: el suelo pélvico, las vísceras pélvicas y el abdomen. Los tres están íntimamente ligados entre sí, de forma que si uno falla acabará afectando a los otros. Un buen control y funcionamiento de estas estructuras nos permitirá realizar más adelante cualquier tipo de ejercicio de forma correcta y segura.

ilustración-pelvis

Fuente: revista Paula

¿hay que hacer siempre una recuperación postparto?

Después de un parto el cuerpo pasa por una fase de autorreparación que se produce de forma natural. El grado de autorreparación dependerá de factores como el tipo de parto, nuestra edad o la calidad de nuestros tejidos. En muchas ocasiones, autorreparación fisiológica no es completa, y necesitarás hacer algo para ayudar. El objetivo, contrariamente a lo que mucha gente piensa, es la recuperación funcional completa. Esto quiere decir que no es normal que después de tener un bebé se te escape el pis o los gases (unas gotas también cuenta). Tampoco es normal que tengas sensación de pesadez en el bajo vientre o dolor o la falta de sensación en las relaciones sexuales.

¿qué puedo hacer para ayudar a que mi cuerpo se recupere?

Puede que te sorprenda saber que no están recomendados los ejercicios de impacto como correr o hiperpresivos como abdominales. Tampoco es recomendable utilizar las bolas chinas sin estar segura de que tu cuerpo está preparado para ello (por si no lo has leído aún, te hablábamos de ello aquí hace un tiempo). Después de años de trabajar con mujeres en el postparto, sabemos que muchas estáis tentadas a realizar este tipo de actividades. Esto es normalmente porque una recuperación incompleta no tiene por qué dar síntomas automáticamente. Por desgracia, también sabemos que los problemas pueden aparecer más tarde, tras meses e incluso años. De ahí la importancia de no olvidarnos de realizar una revisión tras la cuarentena con la matrona.

El tema de qué hacer y cuándo se puede hacer da en sí mismo para otro post. Así que, ¿qué os parece si hacemos una segunda parte? Mientras tanto me encantaría conocer vuestras experiencias, opiniones y sugerencias.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *