Los cólicos y cómo sobrevivirlos

Los cólicos son una de esas cosas que todavía generan muchas opiniones diferentes. No sabemos exactamente por qué se producen, y a menudo los diagnosticamos mal. Por eso acabamos etiquetando como cólicos todos los llantos que no sabemos identificar. Como resultado hay algunos profesionales que ni siquiera creen que existan.

Una de las teorías que tienen más fuerza es que los cólicos son dolores causados por una inmadurez intestinal en el recién nacido. Es decir, los intestinos del recién nacido no están lo suficientemente maduros y las digestiones les causa dolor. Por eso el llanto de los cólicos es un llanto desgarrador, no se pasa al darle de comer, ni al cambiarle el pañal ni al mecerlo. Muchas veces se ponen muy tensos, arquean la espalda y luego se encogen. Para los padres es muy frustrante, porque hagamos lo que hagamos ese llanto intenso no cesa y muy a menudo la escena acaba con tanto padres como niño desquiciados.

Fuente: babycolic.net

¿Entonces, no hay nada que podamos hacer?

Lo primero que necesitas hacer es saber si lo que tu bebé tiene son cólicos o el llanto es debido a otra cosa. Para que se consideren cólicos, deben cumplirse la regla de los 3 de Wessel: el bebé debe tener menos de 3 meses, debe llorar más de 3 horas al día, durante más de 3 días a la semana y durante más de 3 semanas. A menudo lo confundimos con gases, que también producen dolor de barriga, pero se resuelven con un erupto o con unos pedos.

En segundo lugar, una vez tenemos claro que si son cólicos podemos utilizar algún truco para aliviarles el dolor hasta que este ceda, por ejemplo:

  • el calor les va muy bien: tu mano caliente, apretarlo contra tu cuerpo mientras lo meces (su barriga contra ti), una bolsita de semillas templada o meterlo en agua calentita.
  • La posición fetal también les suele funcionar. Si lo piensas al final es un poco lo mismo que nos va bien a los adultos cuando nos duele la barriga, no? posición fetal y calor.
  • También se cree que la lactancia materna es un factor protector y la lactancia mixta puede favorecer los episodios de cólicos, porque el bebé tiene que digerir dos tipos de leche.

  • Como tratamiento, aunque no funciona en el 100% de los casos, sí que en la mayoría de los bebés se aprecia una mejoría cuando se les aplican masajes específicos. Si te decides a probar, asegúrate de que el profesional al que acudas esté realmente cualificado y a poder ser pide referencias.
  • En las farmacias puedes encontrar infusiones para aliviar los cólicos. Ojo si estás dando pecho, recuerda que no recomendamos dar biberones de agua a los recién nacidos, y una infusión no deja de ser eso.
  • También te puedes encontrar con probióticos. Si bien algún estudio avala su eficacia en la reducción de los cólicos, otros estudios han obtenido resultados opuestos: no hacen nada. La buena noticia es que,al favorecer el equilibrio de la flora bacteriana intestinal normal,  al menos mal no le van a hacer.
  • Por último y muy importante: es de gran ayuda tener a alguien cerca a quien le puedas dejar al niño. Si, has leído bien. Cuando estos episodios son largos, llega un punto en el que ya no sabes qué hacer, y entras en un bucle de estrés que es necesario cortar. Es fundamental tener a alguien fresco a mano y salir a airear, dejar que baje de nuevo el nivel de estrés y volver cuando ya estés mejor.

Los cólicos son muy desagradables, pero piensa que todo pasa, y pasa muy rápido. Cuando te quieras dar cuenta tu bebé ya los habrá superado. Ten ánimo y pide ayuda. Los profesionales estamos aquí para ayudarte.

¿Cómo podemos ayudarte nosotros?

  • Contándote todas estas cosas antes de que lleguen, en nuestra preparación a la maternidad
  • En nuestra consulta individual, tanto con la matrona, como con nuestra fisioterapeuta formada en masajes para aliviar cólicos
  • Con nuestro curso de Masaje Infantil, donde te enseñamos movimientos que puedes realizar a tu bebé en casa

Te animas?

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *